Archivo de la etiqueta: técnica

Estilos de inversión: momentum

Ya hemos visto unos cuántos estilos de inversión anteriormente. Hoy quería centrarme en el estilo de inversión momentum. Consiste en comprar los valores que más se lleven en ese momento, digamos que seguir la moda es la clave de este estilo de inversión. Para llevar a cabo esta inversión, es preciso utilizar el análisis técnico, las velas japonesas o el seguimiento de los flujos de dinero, entre otros métodos. En este caso hay que recalcar que herramientas tan útiles como los dividendos o los balances no sirven en este terreno en particular.

Normalmente las posiciones suelen permanecer estables durante semanas o, incluso, meses, pero aún así no hay que confiarse. Hay que mantener un seguimiento continuado y constante de la cotización, porque es muy importante entrar o salir con velocidad. Es más una técnica cercana al trading que a la inversión en sí misma. Como ejemplo, podría mencionar todas las empresas tecnológicas de finales de los 90. Durante aquel período se beneficiaron de rentabilidades poco comunes durante el ciclo de crecimiento ( y también durante el descenso, empleando posiciones cortas)

En este tipo de situaciones (la burbuja) se encuentran dos escenarios diferenciados, dos actitudes:

– Por una parte, nos encontramos con los inversores que detectan a tiempo la burbuja y deciden no participar en este tipo de mercado, permaneciendo en una renta fija o utilizando su inversión en otras empresas de sector diferente que no guarden relación con la burbuja o no puedan llegar a afectarse por ella.

– Otro caso es el de los inversores que sí deciden aventurarse en la burbuja. Casi todos ellos lo suelen hacer inconscientemente. Dadas estas situaciones, las personas que no dominan esta situación y no entienden que se está produciendo una burbuja, tienen un elevado porcentaje de posibilidades de perder muchas cantidades de dinero.

Si volvemos al caso que nos interesa, el momentum, habríamos de decir que los inversores suelen ser conscientes de que están metiéndose en una burbuja y el principal motivo para hacerlo son las grandes rentabilidades que obtendrán o podrían obtener. Todo este grupo de personas suele ser reducido si lo comparamos con el grupo de inversores que forman parte de toda la burbuja, y además tienen un trabajo extra muy difícil, que es conseguir el dinero y retenerlo una vez desaparezca la burbuja. Ahí erradica la dificultad del asunto; hay que saber en qué momento salir antes de que estalle y los beneficios desciendan notablemente.

Las burbujas son un claro ejemplo extremo de este tipo de inversión, momentum. No es solamente invertir en burbujas, sin embargo. Es un buen ejemplo que ilustra muy bien las tendencias del momentum. Lo habitual en el mercado es encontrarte con empresas o sectores que se comportarán  de una forma más positiva que el resto. EL momentum intenta detectar ésto precisamente.