Archivo de la etiqueta: compro plata

compraventa-de-oro

Compraventa de oro: 10 claves para no salir escaldado

Por necesidad económica, por dar salida a joyas sin gusto ni valor sentimental o, todo lo contrario, para soltar lastre emocional. Las razones para deshacerte de una joya son variadas -tampoco mucho- pero una vez decidido, la duda común es a qué establecimiento de compraventa de oro acudir para que el canje termine con final feliz y sea un buen negocio para ambas partes.

La proliferación de tiendas de compraventa de oro en los últimos años ha empujado a las autoridades a tomar cartas en el asunto a fin de reducir el desmande que se estaba viviendo. Pero a pesar del aumento de las inspecciones y de medidas como el Plan Operativo Funcional Oro (POFO), aún son muchos los establecimientos de este tipo que no cumplen la normativa, para desgracia de los confiados clientes y ganancia suya.

Hemos recopilado diez consejos que si tenéis en cuenta os pueden ahorrar más de un disgusto y entre algo y mucho dinero. Aunque al final, todos ellos se resumen en uno: elige bien el establecimiento de compraventa de oro en el que vas a vender tus joyas si no quieres salir escaldado.

1.- La compraventa de oro es un mercado libre.

Eso quiere decir que cada comercio puede poner el precio de compra que quiera y que, por lo tanto, los precios pueden fluctuar hasta un 400% dependiendo del local de ‘Compro Oro’. Por eso, por muy buena primera impresión que te lleves y muy buen precio que creas haber conseguido, visitar varios establecimientos es un consejo tan obvio como útil. Según un informe realizado por la OCU tras visitar establecimientos de compraventa de oro y joyerías en 15 ciudades españolas, por cada quilate de oro el precio ofrecido oscila entre 12 y 47 euros.

compro-oro

2.- Peso de la joya.

Para calcular el valor real de una pieza de oro hay que tener en cuenta dos factores: el peso y la pureza. Para lo primero, pesa tu pieza en casa, con una balanza electrónica a ser posible, ya que hablamos de objetos con un peso muy bajo y para acertar es necesario un instrumento con un alto nivel de precisión. No es falta de confianza, sino empezar la venta con una referencia.

3.- Pureza del oro.

Para conocer la pureza de un pieza sólo tienes que mirar en el interior de la joya una grabación con tres números que indican su porcentaje de oro (su pureza) -por ejemplo, 750 indica una pureza de 75%- y que tienen una tabla de equivalencias en quilates. El porcentaje de 99,9% tiene una pureza de 24 quilates (Oro Puro); el de 75%, 18 quilates (Oro de Primera Ley); el de 58,5%, 14 quilates (Oro de Segunda Ley)…

4.- Quemaduras en la pieza.

Para comprobar la pureza de una joya de oro, en muchos establecimientos realizan una prueba que consiste en frotar la pieza ligeramente sobre una piedra de basalto y añadir después sobre la rayadura un ácido que reacciona de uno u otro color según los quilates del oro. Lo malo es que en algunos comercios no son muy cuidadosos con esta prueba y dejan una mancha o quemadura.

5.- Cotizaciones, fluctuaciones y precio medio.

Infórmate antes de salir de casa de a cuánto se está cotizando el gramo de oro, ya que las rápidas fluctuaciones del mercado y la cotización diaria del London Gold Fixing hace que el precio final varíe de un día para otro. No se trata de que vayan a intentar timarte pero, como decíamos arriba, como en cualquier mercado libre las negociaciones están a la orden del día y muchas tiendas de Compro Oro se aprovechan del desconocimiento del comprador. No son todas, por supuesto, pero haberlas haylas.

Además, una vez que conoces el peso y la pureza de tu pieza de oro, puedes consultar alguna de las calculadoras online que existen y tener una orientación del precio que puedes conseguir.

6.- Báscula fiable.

El tema del instrumento de medición merece un aparte. Ten en cuenta que aunque es ilegal que no te muestren la báscula, en muchos establecimientos pasa. También es ilegal que esté trucada y sí, también pasa. La OCU, en ese mismo informe, estableció que en el 97% de las visitas el resultado del peso era inferior al real. ¿Y cómo reconocemos una báscula legal y fiable? Para comprobar que no está trucada y cumple la normativa de transacciones comerciales cerciórate de que está marcada con un ‘CE’ -aprobado por la Unión Europea- y con una pegatina similar, en color verde, con una ‘M’.

compraventa-de-oro

7.- Un establecimiento seguro y transparente, la clave.

Y tú dirás, ya, pero cómo distingo unos de otros. No hay un listado, así que solo te queda preguntar, observar y seguir estos consejos, porque no todas las tiendas con este servicio son iguales. Probablemente los más conocidos son los Compro Oro que promocionan los hombres-anuncio en el centro de las grandes ciudades -las zonas de Sol o de Cuatro Caminos, por ejemplo, en Madrid-, pero también existe la opción de las joyerías o los establecimientos especializados en la compraventa de este material, que realizan esta práctica con total transparencia y seguridad para el cliente. Por ejemplo, si en el local no disponen de hojas de reclamaciones o no hacen público el precio de venta por gramo, deberías sospechar.

8.- Opción de recuperación.

Si detrás de la decisión de vender tus joyas de oro se encuentra una necesidad económica es interesante que tengas en cuenta una opción de ofrecen algunas tiendas de compraventa de oro, la recuperación posterior. Cada empresa tiene sus propias condiciones, así que infórmate de los requisitos para poder volver a hacerte con la pieza. En cualquier caso, e incluso tratándose de la opción venta, la normativa establece la obligación de que los comercios conserven los productos adquiridos al menos 15 días.

9.- ¿Puedo vender joyas en mal estado?

Depende de en qué situación se encuentren, claro está, pero lo normal es que no te pongan ningún problema para vender joyas viejas, usadas o rotas. Ten en cuenta que la mayoría de esas piezas, al igual que pasa con las monedas sin valor numismático, se utilizan para ser fundidas. Hay algunas excepciones en las que el comprador pretende venderla de segunda mano, pero son pocos casos y hablamos de diseños especiales o de fabricantes de renombre.

10.- ¿Y qué hay de la compra de oro?

Si estás en el caso contrario y lo quieres es comprar una pieza de oro en alguno de estos establecimientos en vez de una joyería, de nuevo: ten cuidado. Entre los delitos de estafa y fraude más habituales que se encontraron durante las inspecciones policiales llevadas a cabo dentro del POFO sobresalía la fabricación y distribución de piezas de oro fraudulentas. De hecho, la práctica más habitual es elaborar joyas con otros materiales y rematarlas con un baño de oro para después ser vendidas al peso en el mercado con una denominación superior a la real.

Fuente: The Gold House